Cartas al cartero. Partidas. Por Paco Santos

Cartas al cartero
Partidas

POR PACO SANTOS
@francisco_fuerteventura

Amigo fiel que has venido acogiendo en tu comprensivo silencio el murmullo de mis palabras:


Todas las partidas de agitar pañuelos blancos en el puerto son partidas de naipes en las que subimos la apuesta.

En las partidas de los adioses rompemos la baraja que ya no tenía secretos para nosotros, los naipes sobados que conocíamos del derecho y del revés lo suficientemente bien como para hacer trampas sin que nos pillasen.

En las partidas, el crupier del destino reparte cartas nuevas, y dejamos de tener claro de qué va eljuego.

Las partidas nos parten por la mitad, un pie a cada lado, un corazón a cada lado (pues descubrimos que también tenemos dos corazones), y por un tiempo sentimos que somos dos, el que se queda y el que se va. Y cuando al otro le pica el pie nos rascamos; y cuando el otro hace el camino que solíamos recorrer cada tarde, oímos aún sus pasos como si fueran los nuestros, aunque ya estemos muy lejos de la costa.

Comienza otra partida, y desde la primera mano descubrimos que esos naipes no son tan distintos, que las nuevas reglas no son tan extrañas. Y en seguida probamos, con prudencia, a hacer pequeñas apuestas, inseguros y con la mano en el pecho porque aún se nos sobresalta otro corazón allá lejos.

Todos los adioses conducen a un reencuentro.

Se despide de usted, y de aquellos lectores que han venido entrometiéndose en esta correspondencia, el inquilino de:

c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano).

Puerto del Rosario.

Cartas al cartero es una sección de Paco Santos en la Revista Mi Pueblo, edición impresa.
Partidas es el título del artículo publicado en el nº 088

PARA LEER LA REVISTA ON LINE: https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura_88
Imagen


Leer más ...

Los Vengadores. "Cartas al Cartero" Paco Santos

Los Vengadores."Cartas al Cartero" Paco Santos

Por: Paco Santos, para la sección Cartas al cartero de la Revista Mi Pueblo Fuerteventura

Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook>

Discreto receptor d
PacoSantospresentaciónMemoriasdeunApestado.jpge los vagabundeos de mi pensamiento:

De un tiempo a esta
parte contemplo, pesaroso, el rastro inconfundible de devastación que deja a su paso por la isla el caballo de la codicia, mucho más longevo y bárbaro que el que cabalgase Atila. Sus huellas hondas en la tierra majorera bien se reconocen en la ruina de las pocas edificaciones históricas que aún resistían al olvido y el abandono (véanse las últimas demoliciones en Puerto del Rosario), en la progresiva degradación de las playas y pueblos costeros (bajo la capa del reclamo turístico), y en la supeditación del precario equilibrio ecológico a la sobre-explotación ganadera.

Sin embargo, recurren
temente y cada vez con más fuerza, me zumba en los oídos un discurso que invariablemente repite lo mismo: <<Son los de fuera, que vienen a aquí y pretenden vivir igual que se vive en Madrid o en las ciudades de pa´llá…>>

Yo no sé, porque igual hay que ser “de aquí” para saber, pero juraría que quienes de la noche a la mañana edifican para especular con los alquileres, o cortan carreteras para lucrarse con el dinero de productoras de cine, son los mismos que cada año se visten de “típicos” para acudir al baile de Taifas. Ropajes, por cierto, diseñados en su fantasía por los viajeros extranjeros y románticos del s.XIX, y que guardan tanta semejanza con los modestos atuendos usados en las labores del campo por los majoreros de aquel entonces como los trajes de los Vengadores, ya saben, los de la Marvel; con suerte vienen aquí a rodar la próxima película.

Se despide de los de aquí y de los de pa´allá el inquilino de:

c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano).

Puerto del Rosario.

Este artículo ha sido publicado en la Revista impresa Mi Pueblo Fuerteventura Nº 82.
Pueden leer la revista en este enlace:
https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura__82


Leer más ...

Cartas al cartero. Mosquito tigre

Cartas al cartero
Mosquito tigre

Por Paco Santos
Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook>
Para la Revista Mi pueblo, edición impresa nº 81

Discreto receptor de mis pesares y alegrías, déjeme que le cuente:

De un tiempo a esPacoSantospresentaciónMemoriasdeunApestado.jpgta parte, en las noches aquietadas del estío, no hay ocasión en que apague la lámpara de mi mesita, dispuesto a conciliar el sueño sobre mi colchón viscolástico, sin que un zumbido molesto se instale en mis oídos y aleje cualquier posibilidad de un descanso reparador.

No sé si habrá notado usted, como sí que lo he notado yo, que últimamente los mosquitos andan más crecidos, o, si acaso, nosotros más menguados, y escacharlos con la zapatilla o desintegrarlos con un manotazo certero ya no resulta tan fácil, ni tan gratuito. Porque ¡ay de usted si yerra en su intento de mosquiticidio, y el vengativo insecto logra esquivar el calcetín con que vanamente intenta estamparlo contra la pared! Ya no pegará ojo en lo que resta de verano, se lo aseguro, perseguido día y noche por el insecto furibundo, asaeteado inmisericordemente hasta perder la cordura y embadurnarse en vinagre en el intento desesperado de repeler el ataque.

No sé si la cosa tendrá tan mal cariz por tratarse de la invasión del mosquito tigre, cacareada en la TV. Pero si es ese bicho del demonio el culpable de mis desvelos, no se sorprenda si una de estas noches me desnuco enfrentándome a ese tigre alado en la oscuridad, saltando sobre él como saltaba Sandokán, en la película de mi infancia, para enfrentarse a la fiera rayada en medio de la jungla.

Con ojeras y con los nervios a flor de piel, se despide de usted el inquilino de:

c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano).

Puerto del Rosario.

Artículo publicado en la edición nº 81 de la Revista Mi Pueblo Fuerteventura, en la sección Cartas al Cartero por Francisco Santos Rebollo

Para leer la revista hacer clic sobre la foto o seguir este enlace:
https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura__81

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS