Cartas al cartero. Niños sin caramelos.

Cartas al cartero
Niños sin caramelos
por: Paco Santos para la Revista Mi Pueblo

Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook>


Mi dulce amigo:

Quiero compartir con usted un descubrimiento reciente e inesperado, y que viene llenándome de amargura.

Habiéndoseme invitado a participar en un evento cultural y festivo que se organizaba en un municipio de la isla, dirigido a un público infantil, tuve la ocurrencia de corresponder gentilmente presentándome con unas bolsas de caramelos. No pretendía, ni mucho menos, empachar al auditorio con una ingesta pantagruélica de golosinas, sino aderezar el momento y destacar el carácter lúdico y jovial de la actividad con el regusto afrutado e inocente de un caramelo. Cuál sería mi sorpresa al advertir el estupor de la persona encargada de organizar el acto, que inmediatamente me puso sobre aviso del riesgo que corría si osaba presentarme con semejantes viandas.

A lo que parece, dicho municipio ha sido subyugado por un grupo beligerante y sectario de padres y madres para quienes el azúcar no es más que una tentación diabólica. Según su concepción, la leyenda urbana de nuestra infancia, conforme a la cual había en la puerta de cada colegio un tipo siniestro ofreciéndonos caramelos impregnados con droga, adopta una versión inquietante en la que lo verdaderamente siniestro es el caramelo en sí. En esta moderna inquisición de la new age la pureza a defender ya no es la de la religión ni la de la raza, sino la del cuerpo sacrosanto. Ahora el grito no es “¡quemar a la bruja!” sino “¡quemar los azúcares!”.

Un rayo me parta si me atrevo a cuestionar las bondades de la dieta mediterránea. Pero me parece a mí que bajo los excesos de la moderna escolástica naturista y vegana se esconde a menudo la rigidez sospechosa de quien busca más el aplauso a su propia virtud que el bien ajeno.

Total, que lo siento por los niños, y ahora tengo caramelos para un rato…

Deseándole buena salud, se despide el inquilino de:

c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano).

Puerto del Rosario.


Leer más ...

Cartas al Cartero. La percha. POR: Paco Santos

Cartas al Cartero

La percha

POR: Paco Santos


Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook

Comprensivo receptor de mis cuitas:

En esta época del año, al albur de un tiempo caprichoso que tan pronto nos abrasa con un sol de estío como nos entumece el tuétano con un viento invernal, uno agradece disponer de una percha a la entrada de casa, o en los establecimientos de trabajo u ocio que frecuenta, para colgar fulares, gorros y abrigos que ora nos sobran, ora echamos de menos, según se ponga o se quite la nube de turno.

Estos percheros donde vamos descargando nuestras prendas, y que se alzan como espantapájaros de interior, me parecen reflejo fiel de nuestras vidas. Porque lo mismo que colgamos de ellos nuestros atavíos, según se nos tornan molestos o incómodos para el momento de la jornada, hemos ido dejando en otras perchas de nuestra singladura personal el ajuar intangible pero no menos íntimo de toda una vida: sueños infantiles que se nos quedaron demasiado pequeños o demasiado grandes; ideas de tejidos excesivamente delicados; amistades cuyo roce acabó por escocer; bolsas llenas de recuerdos para las que nos faltaban manos y memoria…

Supongo, amigo mío, que todos vamos dejando un rastro de percheros a nuestro paso, y que lo que decidimos colgar de ellos dice mucho del rumbo que ha tomado nuestra vida.

Tal vez, al final del camino, nuestra ánima desnuda tenga la oportunidad de desandar el tiempo y recobrar las prendas que más añoramos, y sacudirlas bien el polvo. No sé. Si es así, supongo que al final todo se reduce a no pasar por el trance de tener que recoger de los percheros de nuestro periplo la vergüenza que colgamos disimuladamente de uno, la dignidad que abandonamos en otro, el amor propio que un día preferimos dejar en el primer perchero que encontramos disponible porque nos estorbaba.

Agradecido siempre de contar con alguien con tan buena percha como la suya, se despide afectuoso el inquilino de:

c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano).

Puerto del Rosario.

Artículo publicado en la sección "Cartas al Cartero" de Paco Santos en La Revista Mi Pueblo nº 77
https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura_77

Imagen
Leer más ...

Cartas al cartero. A mí nadie me censura. Paco Santos

Cartas al cartero
A mí nadie me censura
Paco Santos

Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook

Lector cómplice de estas misivas:

En los últimos tiempos cunde el pánico ante el supuesto recrudecimiento de la censura en nuestro país.
Los medios de comunicación se hacen eco de casos particulares que son difundidos como ejemplos indubitables de que la libertad de expresión peligra en nuestra amada patria. ¡Patrañas!

¿Acaso hay quien se atreva a difundir la verdad con la crudeza con que yo acostumbro? Bien sabe usted que no. ¿Cómo se explica entonces que nadie, desde ninguna instancia del poder, haya osado intentar taparme la boca? Sencillamente porque la tan cacareada censura no existe, es un bulo, una cortina de humo con la que pretenden llamar la atención cuatro raperos vagabundos y algún artista bohemio y adicto a esnifar pegamento.

Sería infructuoso entrar en una disputa dialéctica. Así que voy a probar que a mí nadie me cohíbe escupiendo a continuación unas cuantas verdades, le escuezan a quien le escuezan, a ver quién tiene redaños para cerrarme el pico:
La familia real es una familia unida por los lazos del amor más puro, ajena a vicios indecorosos como el adulterio, y baluarte de los valores propios de la democracia.
La justicia es igual para todos en esta bendita tierra, como atestigua la labor de una fiscalía que, ciega y sorda a intereses ajenos al interés común, persigue con igual ahínco a humildes y poderosos, exigiendo condenas siempre equitativas y proporcionales.

Tenemos la dicha de vivir bajo el gobierno de políticos honorables y comprometidos con el bienestar social, que velan porque no entren zorros en el granero del erario público, y cuya preparación más que contrastada les inspira siempre las mejores decisiones. Destaca entre todos ellos, por su preclara lucidez, nuestro soberbio Presidente, que despierta admiración por doquiera que gozan de su presencia.

La modernidad de nuestro país lo coloca a la cabeza del progreso, y la sociedad española es un reflejo de ello. Tres ejemplos: 1º) En nuestra Fiesta Nacional, los toros son engalanados con banderillas y puntillas que les provocan un placer salvaje, pregonando al mundo la sofisticación de nuestros gustos. 2º) La aconfesionalidad de nuestro Estado queda patente por la nula trascendencia de las opiniones del Obispado, más allá de los límites eclesiásticos. 3º) Firmemente comprometidos con los principios de una sociedad igualitaria, a las mujeres que reúnen el valor para denunciar a sus maltratadores se las recompensa con la confortable reclusión en pisos francos.

¿Es necesario que prosiga largando por esta boquita, para demostrar que a mí la censura me resbala?

Se despide de usted, sin pelos en la lengua, el inquilino de:
c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano).
Puerto del Rosario.
Publicado en la Revista Mi Pueblo Fuerteventura nº 76:
https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura_76
Imagen
Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS