La Tilde del Guiri. Los asesinos de su propia madre Destacado

  • Escrito por  Gianfranco Costa Para Mi Pueblo
  • Visto 752 veces
  • Email
El Grito El Grito Gianfranco Costa
Los asesinos de su propia madre

POR: GIANFRANCO COSTA
¿Por qué luchar noche y día sin parar, por la defensa de Canarias si los propios canarios hacen todo lo posible para destruirla?
Hace unas semanas sucedió algo en en Cabildo de esta isla que me dejó totalmente perdido, confundido, sorprendido. Sigo reflexionando a propósito de lo mismo, ya esto es para mi nada más que un bucle en el que no veo salida. Tengo que confesar que empiezo a pensar que ya no vale la pena defender esta tierra. Si esa increíble barbaridad ha sido posible sin que ningún canario haya dicho ni una palabra, esta tierra está irremediablemente perdida, ya me temo yo que no hay vuelta atrás.

grit homer¿Por qué luchar noche y día sin parar, dedicándose cuerpo y alma a la defensa de Canarias si los propios canarios hacen todo lo posible para destruirla? Cuando los políticos actúan incluso en contra de su propia tierra, y la gente sigue votando por ellos, se queda uno desorientado. Siendo los propios canarios cómplices de esos bárbaros ignorantes, ¿tiene sentido levantar gritos desesperados al cielo para que la gente de Canarias – por fin – despierte? Me temo que no.
Si los propios majoreros se dejan aplastar de esta forma, permaneciendo en silencio con la cabeza bien orientada hacia abajo, ¿por qué debería yo gastarme todas estas energías para intentar proteger la sacralidad de esta tierra mágica?
Entiendo que no se trata sólo de cobardía. Ni se trata sólo de saber perfectamente que cada familia canaria tiene por lo menos un enchufado trabajando en alguna institución pública. Esto ya lo sabe todo el mundo. La manera de los poderes mafiosos de todo el planeta es la de comprar el silencio, más o menos cobarde, más o menos cómplice de la gente que tiene que ceder al chantaje de sus dueños (utilizo esta palabra intencionalmente, dueños, para que contraste con su complementaria: esclavos) debido al hambre. Todo el mundo sabe que donde reina el poder mafioso nadie se atreve a levantar la cabeza, la gente tiene miedo, vive en el miedo, nada en silencio en ese mar de miedo.
No es casualidad que las revoluciones sólo se hacen dónde el pueblo no tiene nada que perder. Mientras que cada familia pueda tener un móvil, la posibilidad de ir a tomarse una pizza dos veces al mes y pueda llenar el deposito de su coche cuando haga falta, nadie está dispuesto a levantar la cabeza. ¿Son cobardes? No, son esclavos, me doy cuenta de esto.
Lo que no tengo claro es adónde se ha ido el espíritu de los canarios que aguantaron casi cien años a la agresión de los depredadores españoles, armados sólo de palos y piedras. ¿Dónde está esa valentía?
El pasado 6 de junio se celebró un pleno del Cabildo insular en el que sucedió algo que nunca había pasado hasta ahora en ningún otro lugar del planeta. Coalición Canaria (que tanto se llena la boca de la defensa de “lo nuestro”), Partido Popular (que nunca se desmiente) y Partido Socialista (que de socialista ya tiene sólo el nombre) votaron en contra de una propuesta de Podemos para que la Montaña Sagrada de Tindaya fuera declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.
La inscripción de algo en el catalogo de los Patrimonios de la humanidad de la UNESCO no solamente trae dinero, sobre todo trae turistas. ¿No está nuestra economía basada precisamente en el turismo? ¿Me perdí algo?
Votar en contra de la promoción turística a nivel planetario de su propia tierra, en un contexto que sin turismo estaría muerto, es algo que nunca ha pasado anteriormente por ningún lado y nunca más volverá a suceder. Se trata de un sin sentido tan brutal y tosco que todavía no consigo darme cuenta de si ha pasado de verdad.
Aunque suponiendo que lo hicieron por todo lo que conlleva la enorme corrupción que rodea todo el tema del proyecto Chillida, alrededor del que ya se han gastado treinta millones de euros sin mover ni una piedra, incluso así la cosa no se explica.
Renunciaron a la llegada potencial de miles y miles de turistas por el sólo hecho de declarar la Montaña de Tindaya Patrimonio de la Humanidad. Habría sido la manera mejor para atraer turistas sin necesidad de otras obras absurdas.
Es como si los hijos de esta tierra asesinaran a su propia madre.
En el momento en el que escribo estas palabras faltan unos pocos días para las elecciones nacionales. Confeso que tengo una enorme curiosidad por conocer los resultados. Quiero contestar a la pregunta inicial y evaluar si todavía vale la pena defender esta tierra. ¿Tengo que seguir luchando como un toro furioso, como hice hasta ahora?
Me gustaría saber cuántos votos van a conseguir esos tres partidos traidores de su propia tierra. En otras palabras, me gustaría saber si los canarios volverán a resurgir con la valentía de sus ancestros o si declararán su definitiva sumisión al listo poder mafioso que les ha comprado a cambio de un cuñado enchufado.
volver arriba