Desarrollo sostenible. Jardines en el Techo. Por: Martino Boniardi. Ingeniero Leed de Sostenibilidad y Energías Renovables Destacado

  • Escrito por  Revista Mi Pueblo Fuerteventura
  • Visto 807 veces
  • Email
Techo-verde-en-una-construcción-de-madera Techo-verde-en-una-construcción-de-madera Revista Mi Pueblo Fuerteventura
Desarrollo sostenible. Jardines en el Techo. Por: Martino Boniardi. Ingeniero Leed de Sostenibilidad y Energías Renovables

Volver a dar a la naturaleza lo que le quitamos construyendo un edificio.
Las cubiertas vegetales son una práctica sencilla y barata capaz de garantizar prestaciones energéticas de primer nivel y una multitud de beneficios por todo el entorno y la naturaleza.

En el mundo de la construcción la elección más sostenible siempre es no construir. Pero cuando hay que hacerlo es cada día mas necesario disminuir el impacto que una nueva construcción tiene en la naturaleza.

El impacto más grande que cualquier edificio tiene en nuestro planeta es su implantación en el terreno, acostumbrados como estamos a construir nuestras casas sobre inútiles,
costosas, contaminantes placas de hormigón.

El concepto de un techo verde es muy simple: volver a dar a la naturaleza lo que le estamos quitando, aprovechando además sus increíbles propiedades para mejorar el confort interno de las viviendas, reducir los gastos durante todo el año y gestionar el uso inteligente del elemento esencial para nuestra vida: el agua.

Brooklyn Grange - Una finca ecológica construida en el techo de un a vieja industria de Nueva York
Brooklyn Grange
BENEFICIOS DIRECTOS

1. Ahorra dinero: reducen hasta 5 grados la temperatura interior de un edificio en verano así como la mantienen en invierno. Una cubierta vegetal reduce la transmisión  de calor de ganancia de la edificación (período de verano) en un 95% respecto de una  techumbre normal.

2. Ahorra agua: Los consumos de agua son equilibrados y optimizados debido a la  acumulación, gestión y aprovechamiento del agua de lluvia. El uso de cubiertas  vegetales reduce además el caudal de escorrentía urbana, aportando efectivamente a solucionar la problemática urbana de inundaciones de poblaciones.
 
3. Ahorra mantenimiento: No atraen ni permiten la proliferación de insectos y bacterias puesto que este sistema aporta un repelente biológico. Además el sistema incrementa la durabilidad de la membrana de impermeabilización en un 40%.
 4. El aislante vegetal reduce hasta 10 decibelios la contaminación sonora.

5. 1 metro cuadrado de cobertura vegetal genera el oxígeno requerido por una persona en todo el año. Un edificio con una cubierta vegetal de 60m2 filtra al año 40 toneladas de gases nocivos.

COMO ESTÁ CONSTRUIDOproceso

Es un sistema muy simple, añadiendo al diseño un peto de unos 30cm de alto (si no está) se convierte el techo tradicional en un contenedor que aloja los diferentes materiales que permiten a las plantas crecer y al agua ser bien gestionada.

1.Geomembrana - Es un material como el EPDM que adhiere al techo y lo impermeabiliza, no permitiendo ni a una gota de agua pasar en las habitaciones.

2. Celda de drenaje - es un material plástico (muchas veces polipropileno 100% reciclado) que tiene una forma parecida a una colmena, dejando pasar el agua pero no la tierra

3. Geotextil - Una tela micro-porosa muy resistente que protege la geomembrana y la celda de drenaje desde las raíces de las plantas para quitar cualquier posibilidad que
el sistema se estropee.

4. Tierra vegetal – Es el substrato que necesitan las plantas para crecer. Tierra, compost y muchas veces gravas para permitir la oxigenación del suelo.

5. Plantas - teniendo en cuenta el grosor del substrato y la fuerza de la estructuras de la casa las posibilidades de elección de plantas y árboles son muchísimas. Hierba, céspedes, cáctus, aromáticas, flores, árboles y mucho más…

Hay muchos sistemas inteligentes que se pueden poner en marcha para dejar de intentar vencer a la naturaleza y volver a ser parte de ella, ganando todos.

Los techos vegetales son una entre estas elecciones, y además una de las más simples y baratas. Una elección importante sobre todo en una isla en la que sigue la desertificación y donde el agua se convierte cada día más en oro azul. Ya hemos empezado a difundir ésta práctica, esperamos ver pronto miles de jardines en nuestros techos.

volver arriba