Pepa Hernández Jordán… Esencia de Antigua, esencia de Carnaval Destacado

  • Escrito por  Revista Mi Pueblo Fuerteventura
  • Visto 1423 veces
  • Email
Pepa_Hernánd-Carnaval_Antigua Pepa_Hernánd-Carnaval_Antigua Revista Mi Pueblo Fuerteventura
Pepa Hernández Jordán…  Esencia de Antigua, esencia de Carnaval

Pepa Hernández revista Mi PuebloDesde que tropezamos por casualidad, nos caímos bien. ¡Buf!, es Hernández’, me dijeron a modo de aviso. ‘Un carácter de cuidado, siempre está metida en todos los berenjenales’,… Tenían razón.

POR: CAROLINA SANTOS. PARA: LA REVISTA MI PUEBLO

De inmediato creció en mi la simpatía hacía una mujer que hacia oídos sordos a lo que se dijera, cuya voz no temblaba ante nadie, y que efectivamente asomaba su semblante en cualquier lugar donde la invitasen, o mejor, donde no la invitasen a participar. De la simpatía, pasé al cariño que despierta una persona enérgica, de juventud permanente, viva y siempre crítica. Persistente, contagiando una fuerza que le viene de recuerdos, de experiencias, de saber qué suelo pisa y con quien comparte su vida, especialmente su alegría.
Carnavalera, provocativa, rebelde ante las prohibiciones y siempre libre… Pepa Hernández.

¿Desde cuándo los carnavales? Desde el 88 está la murga Los Cachivaches en pie. Tres años dejamos de estar por no encontrarnos bien y por problemas con los organizadores, que un año no pusieron ni nuestro nombre en el programa. Pero a partir de ahí, ya no miramos nada, sino la murga para delante. GENTE REVISTA MI PUEBLO

Siempre Los Cachivaches y siempre independientes, a pesar de los encontronazos puntuales con el Ayuntamiento. Si, porque le cantamos a los políticos, nada más que por eso, por cantar la realidad que pasa durante el año.

Pepa corta los trajes, ayuda a componer las letras, busca las músicas y dirige la murga. Se queja de apenas tener tiempo de aprender las canciones, y se ríe cuando piensa en el abandono que sufre su casa mucho antes que comience el carnaval. Conoció a Celia Cruz, de quien recuerda sus andares, de cortos y débiles pasos, que contrastaban con su vitalidad en el escenario. ¿Desde cuándo llevas participando en carnavales? Desde que me casé, porque antes mi madre no me dejaba, aunque por mi cuenta corría por el pueblo con el carnaval.

Pepa fue de las primeras mujeres de Fuerteventura que sacó el carné de conducir, por supuesto, a escondidas, sin que nadie supiera nada. Imparable aventurera, se presentaba a concursos de costura, como aquel que ganó de ‘Las mejo
Revista Mi Pueblo res amas de casa de Canarias’, con su propio traje diseñado, cosido y desfilado por ella misma en Las Palmas, mientras sus padres creían que estaba en casa de una amiga en los Valles. ¿Casarte te dio la libertad de poder participar en los carnavales? Si, porque este hombre con quien vivo, Domingo, este compañero de camino, no me prohíbe nada.

En una foto, aparece Pepa luciendo tipazo, mientras Domingo la mira fijamente. Él no mira a la cámara sino a una sonriente joven para la que el mundo no tiene puertas cerradas.

pepa cleopatra Revista Mi PuebloPor preceder su nombre al disfraz, no recibió muchos premios merecidos, pero Pepa Hernández fue pregonera, como no podía ser de otra manera, de uno de los Carnavales de Antigua. ¿Qué disfraces son los que más recuerdas? Cuando hice el pregón de Cleopatra. Me compré y estudié la película de Elizabet Taylor y logramos un nivel muy alto. He pasado por todos los personajes desde Mary Popins, los payasos, de bruja, de flor… ¡Tantos personajes que ya ni me acuerdo¡ Y aparte de la murga, con el grupo de amigas, nueve años llevándonos el premio como ratitas presumidas, caballitos del diablo, de patitos, cono de helado, y tantas cosas que hicimos.

¿Qué te aportan los carnavales? Me ayudan a vivir. Desde que conozco la alegoría, la imaginación de mi cabeza se vuelve loca.

Y además de la murga, estás en la banda, el teatro… Todo dentro de la Asociación Cultural El Campillo. También con la Rondalla, siempre hay teatro para las fiestas, la banda con el maestro Charly, después los cursos de verano donde damos corte, y tantas cosas. A partir de octubre empezamos a pensar en la murga. Antes también teníamos equipos de fútbol para jugar el partido casadas contra solteras en las fiestas. Antes, hacíamos excursiones y viajamos a Galicia, Madrid, Asturias, Barcelona, Andalucía. En algunos hoteles actuábamos con el teatro, y de noche, llenábamos las discotecas con ¡la tuna!, y no sólo los sábados, sino hoy, mañana y pasado. Fíjate, Domingo, mi marido iba con Pedro Laso y Vicente Alberto, Martín, Antonio el ratona, Salvo, Morete, ¡iban montones de chicos! Hoy esta todo el mundo traREVISTA MI PUEBLO4 bajando, otros casados. Cómo dice Luis el de la gasolinera, ¡Hay Pepa, si no llego a hacer todos aquellos viajes… lo que me hubiese quedado sin ver!
Nos regalaron un tomavistas y grabamos muchos ratos, que luego proyectábamos aquí y veíamos todos juntos. De verdad que se pasaba bien, bien. 45 o más personas nos juntábamos para ir a los viajes. Desde mayo empezábamos a poner los ventorrillos en las fiestas para sacar el dinero. Aquí en Antigua, una vez, nos cerraron el ventorrillo cuando otros estaban abiertos, y como pusimos resistencia, ¡la Guardia Civil se nos llevo a dos! Pero bueno, poníamos ventorrillos en Tiscamanita, en Feaga, en el Matorral… y en julio ya estábamos viajando. Trabajábamos como “petúas”, con turnos de dos horas para cada diez que entraban con acei
tunas, tortillas y lo que trajeran de su casa, y todo lo hacíamos ‘perras’. De 2 o 5 pesetas no pasó nunca lo que hubiese que poner para poder ir de viaje, eso si faltaba dinero. Y todo iba incluido, comidas, salidas y hotel. Aquello era por el 87.

Hay que recordar que la murga Los Cachivaches no contrata costureras ni decoradores, sino que todo lo hacéis vosotras. Se montan talleres de costura, contamos con la ayuda de Mari Carmen Montañez, y luego para la parodia tenemos muy buenas artistas que se dedican a hacer todos los abalorios y nuestro propio decorado. De muchas cosas me entero cuando ya vamos a actuar.

¿Y que está pasando con los Carnavales que parece que están de capa caída? Que los políticos no se están preocupando mucho, no motivan a la gente. Hay concejales de fiesta que se ven en la luna, l
pepa cleopatra Revista Mi Pueblo 6 es sobrepasan. Deberían apoyar murgas infantiles, aportar una costurera, escuchar más a las murgas. Podrían hacer muchísimas cosas que no hacen, les interesa todo-pago, y luego pagan por traer grupos de fuera no apoyando los propios. Ayuntamientos y políticos deberían estar muy agradecidos de las asociaciones que trabajan para enriquecer las actividades que se hacen en el pueblo.

El año que fuiste pregonera, la murga casi se queda sin actuar. No, no. Por más que quisieran, nosotras actuábamos ¡aunque fuera en la calle! Fue en el año 2002. El fallecimiento de un vecino, cuando el tanatorio estaba enfrente del Casino de Antigua, hizo variar el programa y querían que el mismo viernes de pregón nosotras cantáramos. ¡No daba tiempo a cambiarnos la ropa!, sólo el séquito de Cleopatra eran cerca de 40 personas. Al día siguiente no nos dejaban subir, y decidimos que cantábamos abajo en un rincón. En el último momento y con todo el apoyo del pueblo, nos dejaron subir, y subimos entre un montón de aplausos. ¡Chiquito alboroto, buena la armamos!

IMG 1492Este año, sois la única murga de Antigua que actuáis. Si, y salimos por el compromiso y ganas de todo el grupo. Gracias a la picardía de Auxi, de Ana, al trabajo de todas, porque sino no quedaría el carnaval tan lucido. La gente va a oír nuestras locuras. Pero mi deseo, cara al resto de murgas es que se animen, que no decaigan. Que no miren por los políticos porque si nos llevamos por ellos no hacemos carnaval.

¿Cómo te describirías Pepa? (risas) Como una escopeta sin seguro. Una loca suelta es lo que soy, y a mi que no me paren

Esta entrevista fue realizada por Carolina Santos y publicada en la revista Mi Pueblo Fuerteventura en Febrero de 2015
volver arriba