Pepe Viyuela. La risa salva vidas porque ofrece esperanza Destacado

  • Escrito por  Revista Mi Pueblo Fuerteventura
  • Visto 881 veces
  • Email
Pepe_Viyuela Pepe_Viyuela Revista Mi Pueblo Fuerteventura
Pepe Viyuela
La risa salva vidas porque ofrece esperanza

POR: Carolina Santos. PARA: La Revista Mi Pueblo Fuerteventura

Pepe ViyuelaA Pepe Viyuela es muy fácil entrevistarle. Tú haces una pregunta y él te contesta diez. Le gusta hablar, porque tiene mucho que contar y es que en su mochila personal lo que más suma no es su experiencia tras las cámaras ni sobre el escenario de un teatro, sino la distancia corta que le ofrece el contacto directo con las personas. Todo lo que alrededor ocurre le influye directamente, lo escucha, lo observa y lo expresa como un clown.


Pepe Viyuela forma parte de Payasos sin Fronteras, y nadie mejor que él para explicarnos la importancia de la risa tanto en la vida cotidiana como en aquellos lugares que viven o sobreviven a conflictos bélicos.
Empecé como payaso para ganarme la vida, pero con el tiempo comprendí que era una herramienta muy útil. Cuando visitamos con Payasos sin Fronteras zonas destrozadas por la guerra, compruebas que la risa no es algo accesorio sino una necesidad absoluta. Para la gente que vive estas situaciones, la risa es un motor de esperanza. Como payaso aportas en estos lugares una imagen distinta del ser humano a la que están acostumbrados. Especialmente para los niños, que interpretan la relación con el adulto como una relación de poder, agresiva, y de pronto cuando llega un payaso o llega un artista de circo haciendo malabares, magia o tocando un instrumento y te pones a jugar con ellos, te encuentras que lo que ellos ven es otro referente, otra forma de entender el ser humano.
De pronto, ver desembarcar en su campo de refugiados una furgoneta pintada de colores, a unos tipos que están medio locos con una nariz roja. Imagínate. Luego, hablando con los adultos te transmiten cosas como que hace tiempo que no veía reír a mi hijo de esta manera, o que no veía jugar a los niños, comportarse como niños.

Vuestra estancia es corta y vuestra presencia más puede parecer un extraño espejismo
Pero tengo y tenemos la sensación, que mantienen ese recuerdo y esa imagen durante mucho tiempo y les ayuda a forjarse otros referentes y otro deseo de vida. Aunque suene drástico, si conseguimos que uno sólo de los niños que hemos ido a visitar no sueñe con bombas o soldados, sino con un payaso que dedica su vida a hacer reír, pues estaremos consiguiendo muchísimo.

Pepe Viyuela 005
¿Tienes ahora algún viaje similar con Payasos sin Fronteras?
Ninguno en concreto, al menos hasta junio cuando tenga vacaciones para poder marcharme.


En estos viajes, tanto tú como el resto de payasos participáis de forma altruista.
Si. Es una contribución a lo que crees que debes hacer, aquello en lo que debes implicarte. La recompensa es mucho mayor que la económica. Es una pequeña contribución a esa obligación que deberíamos tener todos de trabajar por un mundo un poco mejor. Y esa oportunidad me la ha dado Payasos sin Fronteras.
Me cuesta hablar de estos viajes porque me aterroriza pensar que crean que me estoy colgando ninguna medalla o que lo hago con vistas profesionales, pero por otra parte, entiendo que es muy necesario que se hable de ello. La otra parte de este trabajo como Payasos sin fronteras consiste en contar lo que has vivido y cómo un payaso contribuye especialmente en lugares así. No importa de dónde procedas, el hecho de que estés allí, les hace sentir que existen, que importan, que son valorados, que hay gente que se preocupa por ellos, por convivir con ellos y saber su realidad. Y siempre nos dicen lo mismo: Hablar de nosotros, decir cómo estamos, nuestros nombres, lo que queremos. Contarlo en la radio, en televisión, en cartas o en entrevistas…

¿Resulta difícil hacer reír en estas situaciones?PepeViyuela
La alegría no es un artículo de lujo sino una necesidad absoluta para poder seguir adelante con esperanza. Es muy fácil provocar la risa en estos lugares tan complicados, la gente ríe y llora con todas las ganas. La gente se agarra a la risa como un salvavidas que les hace sentir que todavía hay posibilidad de futuro, de cambio, de humanidad de esperanza a esa realidad tan cruda que están viviendo.


Pepe Viyuela, te he hablado de la asociación de payasos de Fuerteventura que reúnen cada año en el TranTran a numerosos payasos de todos los lugares, y que durante el año visitan el Hospital Insular como HospiTran. Qué mensaje les dejas a estos payasos Tran Tran.
Pues que seguramente tengo mucho que aprender de ellos, por hacer algo que también quiero hacer yo, que es trabajar directamente con la gente que se encuentra en tu entorno. Que no desistan, aunque sé que no hace falta decírselo, porque ya se habrán dado cuenta de la importancia que tiene lo que hacen. Felicitar al TraTran de Gran Tarajal y darles las gracias. Decirles que sigamos adelante con lo que sabemos hacer. Lograr que la gente se ría con nosotros tiene un enorme valor para eso tan deteriorado últimamente, como es el ser humano. Esta es nuestra aportación, hacer reír y recordar quienes somos realmente y lo iguales que somos todos. Por eso, agradecer su labor, de nuevo felicitarles, y decirles que cuenten conmigo desde ya.


Gracias Pepe por ser un payaso, por hacernos reír y por hacernos sentir de carne, hueso y corazón.
Gracias a ti y a la revista Mi Pueblo de Fuerteventura por vuestro compromiso en transmitir el mensaje.

Esta entrevista fue realizada por nuestra compañera Carolina Santos y publicada en el nº 62 de la Revista Mi Pueblo Fuerteventura en su edición de papel con fecha 20 de diciembre de 2016.
volver arriba