Sanidad pone en funcionamiento hoy el nuevo Consultorio Local de La Lajita


Sanidad pone en funcionamiento hoy el nuevo Consultorio Local de La Lajita

 
  • El nuevo edificio, de 114 metros cuadrados de superficie útil, cuenta con dos consultas, sala de espera, sala de curas, dos aseos y almacén
 
La Dirección del Área de Salud de Fuerteventura y la Gerencia de Servicios Sanitarios de la Isla, adscritas a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias en colaboración con el Ayuntamiento de Pájara, ponen en marcha el nuevo Consultorio Local de La Lajita, que inicia hoy martes, día 27, su actividad asistencial en las nuevas instalaciones, de titularidad municipal, ubicadas frente a la Tenencia de Alcaldía de la localidad.

 
El nuevo Consultorio Local de La Lajita tiene una superficie útil de 114 metros cuadrados y cuenta con dos salas de consulta, sala de espera, sala de curas, dos aseos y almacén, equipadas con todos los aparatos, material y mobiliario necesarios para hacer más confortable y adecuada la atención sanitaria que se prestará en estas instalaciones.

 
Con la puesta en marcha de este nuevo centro sanitario se da respuesta a una demanda de los vecinos de La Lajita, que requerían unas mejores infraestructuras sanitarias, ya que el anterior consultorio se había quedado obsoleto y no respondía a las necesidades actuales de la población residente en la zona.

 
Atención sanitaria
Este Consultorio Local está adscrito a la Zona Básica de Salud de Tuineje-Pájara, da cobertura a la población de La Lajita y depende del Centro de Salud de Gran Tarajal, donde se atienden las urgencias.
 
Este centro sanitario cuenta con una Unidad de Atención Familiar que pasa consulta los martes y jueves en horario de mañana y los viernes en horario de tarde, así como una Unidad de Atención Pediátrica, cuya actividad se desarrolla los miércoles en horario de mañana.
Leer más ...

Sanidad Pública en Fuerteventura. Venga usted mañana, hoy no nos queda quimio

Sanidad Pública en Fuerteventura. Venga usted mañana, hoy no nos queda quimio

Por: Carolina Santos Fotos: Carolina Santos Y Mi Pueblo Para: La Revista Mi Pueblo Fuerteventura

asociación enf de cáncer fot mi pueblo El cáncer me ha cambiado completamente, afirma Julio y asiente Begoña, en una tranquila cafetería del Matorral.
He tenido ganas de suicidarme, de quitarme de en medio. Crees que estas haciendo sufrir a la gente que tienes cerca y piensas que es lo mejor cuando no tienes fuerza alguna para encontrar ánimo.

Begoña no lo ha pasado mejor. ¿Qué haces cuando ya no tienes palabras que decirle? Nunca pensamos que pintar aquellos cartones y ponernos a protestar en la puerta del Hospital, junto a Jaqueline y su familia, nos fuera a dar la vida y esperanza que necesitábamos.
Hemos conocido tanta gente, tantos amigos, y es más, sentimos el apoyo de tanta gente qué no conocemos. Ojalá esto lo hubiera podido ver nuestro amigo que falleció el mismo día que bajamos a la puerta principal, cuando una semana antes nos contaba que había ido a quejarse porque le habían negado el tratamiento.

¿Cómo comienza vuestra protesta o exigencia de una Sanidad Digna en Fuerteventura?
Begoña: Estaba acostada y me llamó Mario, el marido de Jaqueline, contándome el fallecimiento de un amigo.
Julio: Un día que salía yo del tratamiento, me lo encontré en la puerta del Hospital cuando iba a quejarse porque le negaron el tratamiento.
Begoña: Es muy duro, una semana después, fue ingresado y murió. Mario me propuso que nos plantásemos en la puerta del Hospital y llamásemos a los medios. Lo ví claro, podía ocurrirle igual a Julio o a cualquiera de nosotros, porque nadie esta libre de caer enfermo.CAMISETAS CAROLINA

Jaqueline no ha podido venir a la entrevista porque precisamente ayer le dieron la sesión de quimioterapia y aún deben recuperar fuerzas sus 45 kilos de cuerpo.

¿Y desde el mes de julio hasta la fecha?
Julio
: Nunca imaginamos que esto hubiese llegado donde ha llegado. Fíjate, Izaskun, enferma con cáncer, entonces una desconocida y hoy una gran amiga, estaba en cama en su casa cuando nos vio a Jaqueline y a mi, y pensó, ¡Qué hago yo aquí! y sin dudarlo se unió con nosotros. Y como ella, más enfermos, más familiares, y no sólo afectados de cáncer sino con otras enfermedades también. Cómo Fuerteventura se ha volcado era impensable.

¿Habéis tenido reuniones con la dirección del Hospital?
Julio es gallego y responde con la calma de un gallego. El primer día. Nos daban explicaciones y promesas. Pero claro, hay que llevarlas a cabo porque somos personas no listas ni estadísticas.
Begoña: No sólo es por el cáncer, sino por la situación en general. El otro día en la concentración frente al Cabildo, un señor me contaba con mucha dificultad para hablar, que había ido a Las Palmas con graves problemas para respirar y le contestaron que como no tenía cáncer no corría prisa operarle ¡y ni siquiera puede caminar! Oyes historia tras historia… es muy fuerte

¿Qué os parece que políticos e instituciones se sumen a la protesta?
Julio: Comenzamos sin partidos detrás y les pedimos que no se politice.
Begoña: Les pedimos que en la calle o en la manifestación, en ningún momento sean políticos sino personas. Que sean políticos donde les corresponde, gestionando en el parlamento, en el hospital o dónde estén. Si van a la manifestación que vayan como personas. Agradecemos a los grupos, asociaciones, e instituciones que nos apoyen pero que no se politice.
Julio: Estamos agradecidos por su apoyo.

HOSPITAL FTV MI PUEBLO¿La Gerencia del Hospital apoya la manifestación?
No lo entiendo, pero si suman, pues bienvenidos. Que pidan y exijan pero no como gerentes del Hospital, sino como personas. Nosotros no rechazamos a nadie.

¿Hay alguna reivindicación más prioritaria que otra?
Julio:
Prioritario en la Sanidad es todo. Empezamos pidiendo un oncólogo fijo en la isla, porque es necesario. Pero es todo.
Ahora hablan de dos plazas de oncólogo.
Begoña:
Es lo normal porque tienen su derecho a bajas, vacaciones o incluso marcharse de la isla si quieren, pero siempre tiene que quedar al menos, un oncólogo en la isla. Un oncólogo sólo no tiene derecho a nada porque tiene que estar pendiente de su Busca y cualquier cosa que ocurra.

Begoña esta en paro y Julio cobrando la baja. En una ocasión Begoña no pudo acompañar a Julio a Las Palmas por no pagarle la Seguridad Social el trayecto como acompañante. En aquel viaje, (Julio apenas pesaba 43 kilos), un médico del Hospital le dijo que no tenía sentido su viaje porque ya no había nada qué hacer, y con tal afirmación, sin tratamiento ni medicamentos, ni esperanza alguna, Julio como fue, regresó en el mismo día, eso sí, más cansado, sin palabras ni ánimo para contarle a Begoña lo ocurrido.
No podía reaccionar, no podía ni cabrearme.
Begoña: No hay ninguna ayuda o apoyo a enfermos y familiares sin recursos económicos… y están los viajes, las guaguas, el café del bar, el donde dormir, comer,… son muchas cosas. Te ves impotente.

Julio ha pasado once meses sumido en una negrura que veía avanzar cada día, adormecido con la cabeza apoyada sobre la mesa de la cocina durante horas. Un estado del que sólo le sacaba Begoña para llevarle un día sí y otro también a urgencias.
Su médico de cabecera (a quien no quiero nombrar por no crear problemas) llegó a decirnos que le estábamos dejando en evidencia, yendo tan repetidamente a urgencias.BEGOÑA Y JULIO CAROLINA
Pasaron seis meses hasta que diagnosticaron el cáncer de páncreas, cuando en una de las numerosas visitas a urgencias, milagrosamente una doctora pidió hacerle un Tac con contraste donde pudieron ver lo que realmente tenía.
Julio estuvo cinco meses pidiendo una inyección para el dolor escuchando como respuesta que su problema era psicológico.
Y cuando, después de seis meses, por fin le diagnostican cáncer, aún pasaron otros cinco meses para recibir la primera sesión de quimioterapia, respondiendo que las pruebas aún no habían llegado.

¿Cómo organizáis la Plataforma?
Begoña: La Plataforma como tal no existe, es el nombre que le han dado los medios.
Comenzamos dos enfermos, algunos familiares y la gente que por allí pasaba en aquel momento. Más y más personas se siguen sumando y somos todos y todos sumamos. Algunos medios incluso intentaron enfrentarnos con la Asociación Contra el Cáncer de Fuerteventura, pero aquí todos estamos en el mismo barco y queremos lo mismo. No podemos estar más que agradecidos a su apoyo.

Begoña y Julio cuentan cómo un día su amiga Jaqueline vino al Hospital a darse la quimio y le dijeron que no les quedaba. Preguntó si podría ser al día siguiente y le contestaron con un movimiento de hombros gesticulando que no sabían.
¿Te imaginas qué es eso para una persona que tiene cáncer?
Julio: Un día que pases sin quimioterapia, el cáncer puede avanzar peligrosamente al tener todas las barreras levantadas.

¿Cómo es el trato de médicos y enfermeras?
Julio: En general muy bueno y especialmente las enfermeras, se lo merecen todo por su amabilidad, son un pan de Dios, son como si fueran de tu familia.

En la segunda protesta en la puerta del Hospital ya sois algunos más y decidís crear una web, ¿qué mensajes recibís?
Begoña: La gente ha reaccionado muy bien. Estamos sorprendidos de tanta gente que esta siguiendo todas las entrevistas y todo lo que colgamos.
Esta protesta surge como un chispazo en un pajar. No es un tema de ahora, y contra el cáncer se han hecho muchas campañas, pero han tenido que ponerse dos enfermos, a cual peor y más débil, en la puerta para evidenciar lo que esta ocurriendo.
Begoña: Han tenido que ser los propios enfermos los que han tenido de salir de la cama para luchar por ellos mismos y por todos en general. Despertando problemas de muchos años atrás.

¿Creéis que igual se suman más islas?.
Bueno, en La Palma han hecho un video en que salen muchas personas diciendo Yo soy de La Palma, pero el día 23 soy de Fuerteventura, y lo han compartido en Facebook. También gente de Galicia, Asturias y Granada.

¿Julio, este aposanidad mi puebloyo también es una forma de medicina?
Begoña:
Con la alegría de ver la gente allí que te dan ganas de reír, de llorar, es una emoción.
Julio: Cuando te ves arropado queda lejos ese momento solitario en el pasillo del Hospital de Las Palmas cuando aquel médico me reprocha haber ido para nada porque nada había que hacer. Ahora me doy cuenta que por esa misma situación, en la que te sientes tan sólo, había pasado mucha gente que ahora me encuentro y conozco en las concentraciones.

Desde Mi Pueblo Fuerteventura qué mensaje queréis recalcar.
Begoña:
En primer lugar dar gracias al pueblo de Fuerteventura por el apoyo y el interés.
Julio: Les diría que luchen por una sanidad digna, y a quien esté como yo que luche, que no esta solo, que luche, da igual que viva en Fuerteventura, Andalucía, o Galicia, que no piensen nunca que están solos. Que luchen, que luchando ganan vida.
Leer más ...

La Sanidad pública de Fuerteventura tiene cáncer

La Sanidad pública de Fuerteventura tiene cáncer
POR: Carolina Santos, periodista y potencial enferma. PARA: La Revista Mi Pueblo Fuerteventura
asociación enfermos de cáncer foto mi puebloLa Sanidad privada es un negocio lucrativo que crece al mismo ritmo que enferma la Sanidad pública. Las clínicas privadas, cada vez más sofisticadas, con entradas y salas de espera amplias y luminosas, rebosan salud y simpatía, profesionalidad y rapidez, a todo paciente que pague a la salida o mejor, a la entrada, por si acaso.

Numerosos empresarios invierten en la Sanidad privada como uno de sus mejores negocios, muchos de ellos, son políticos, algunos los vemos asistir a sus pomposas inauguraciones pisando sobre alfombra roja y comiendo de catering de canapés y gulas. Un par de calles más allá, un consultorio público o un hospital insular, donde los especialistas miran de reojo y empiezan a valorar tener una segunda consulta en esa nueva clínica, primero como apoyo a un sueldo que se vale sólo, y después como entrada económica principal ante los numerosos casos de pacientes que derivan con sutiles consejos asegurándoles que si pagan serán atendidos antes.

Claro que hay enfermos con cáncer, uno de ellos es la propia Sanidad pública, y una evidencia de donde se localiza su tumor es el Hospital insular en una isla como Fuerteventura, aparentemente sana con sol y playas pero que esconde síntomas de desarrollo precario y futuro incierto.

Como a otro enfermo más, nuestros portavoces y gestores políticos le pasan con lástima la mano por la espalda, diciéndole que todo ira bien… intentando calcular el tiempo de agonía que le queda.

Fuerteventura, esa joya de la corona para cadenas hoteleras que ni siquiera cotizan impuestos en Canarias o tour operadores internacionales que no reinvierten ni un euro de sus ganancias en la propia isla, es también la menos considerada por el gobierno regional ni estatal, para inversiones en educación, cultura, y muchísimo menos, sanidad.
En la isla nos hablan de posibilidades de futuro, y promesas que no se cumplen. El consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias o el propio gerente del Hospital Insular de Fuerteventura, llegan a afirmar públicamente que tenemos garantizado cualquier área de atención médica con sólo viajar a Lanzarote o Las Palmas de Gran Canaria. ¿Acaso no se dan cuenta que esa misma afirmación se podría hacer sin siquiera tener hospital?

Julio, tiene cáncer de páncreas, y Begoña su compañera fiel y ahora esposa, tiene cáncer de Julio. Ambos lo tienen claro: Sin sanidad pública nosotros estamos muertos, porque si ahora no puedo ni acompañarle a Las Palmas tampoco podría pagar un seguro médico.

Creo que todo el mundo que lea esta afirmación puede entender a Julio y Begoña, pero tengan ojo, porque mientras usted y yo nos indignamos, también habrá quien al leer esta afirmación, responda con serenidad y un suspiro, es la ley del mercado.

Julio tiene cáncer, así se lo han diagnosticado pero les aseguro que su mirada como la de muchos que salieron de sus camas para protestar en la puerta del hospital, reflejan más vida que muchos de los vivos sanos que conocemos. begoña y julio manifestación foto carolina santos

Esa vida que reflejan sus ojos no es consecuencia de las medicinas sino del valor que han sacado para aún sintiendo el dolor en sus piernas, mantenerse en pie y aguantar un cartel de cartón que exige dignidad, que exige el derecho a una atención médica completa, sin que te nieguen los tratamientos, sin que esperes hasta más de un año para que suene el teléfono y te den por fin tu cita, o sin que jamás vuelva a decir que el especialista esta de vacaciones, o incluso que atiende en otra isla.

La vida que transmiten con su mirada se la ha dado su lucha. Una lucha, en la que muy a pesar de algunos, no se han visto solos en un pasillo de neones de un hospital, sino que han encontrado el apoyo de muchos otros enfermos que se han unido a mantener alto ese cartón escrito a rotulador.

La Sanidad pública tiene cáncer de recortes que le dejan sin esperanza ni futuro, y eso lo saben especialistas y médicos, pero sí, tiene un remedio, curiosamente el mismo que les ha dado vida y esperanza a Julio y Begoña.
Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS