La Comisión Insular de Patrimonio Histórico aprueba un estudio arqueológico en el convento de San Buenaventura (Betancuria) Destacado

  • Escrito por  Revista Mi Pueblo Fuerteventura
  • Visto 163 veces
  • Email
ConventoBetancuria ConventoBetancuria Revista Mi Pueblo Fuerteventura
La Comisión Insular de Patrimonio Histórico aprueba un estudio arqueológico en el convento de San Buenaventura (Betancuria)

Los sondeos constituyen la primera medida de un plan de actuación que pretende recuperar los valores histórico-patrimoniales del sitio y garantizar su protección y conservación                                                

La Comisión Insular de Patrimonio Histórico, que preside el consejero Juan Jiménez, ha aprobado un plan de actuación para intervenir en los restos del complejo arquitectónico del convento franciscano de San Buenaventura, en Betancuria. La primera medida del plan consiste en el inicio de sondeos arqueológicos, esto es, ejecutar una intervención arqueológica en el subsuelo y de tipo mural. Con ello se obtendrían datos que complementen la información oral y escrita de la que se dispone en la actualidad, de cara a lograr un conocimiento profundo sobre dicho enclave, de gran importancia histórica.


En última instancia, el objetivo de este plan es recuperar sus valores histórico-patrimoniales, garantizando además la correcta y efectiva protección y conservación de los edificios. La empresa Tibicena será la encargada de realizar estos sondeos, imprescindibles ante las altas probabilidades de que en el sitio persistan importantes testimonios de lo que fue la vida de este emblemático conjunto religioso. En estos momentos, sin realizar un estudio arqueológico, es difícil valorar los componentes que aún puedan permanecer ocultos en el subsuelo y cuál es su estado de preservación.

El presidente del Cabildo, Marcial Morales, recuerda cómo la Corporación ''está especialmente sensible y activa con la recuperación de estos elementos de nuestro patrimonio, cuyo valor cultural es innegable porque representan una parte destacada de la historia de la isla''. ''Además –prosigue- constituyen un atractivo turístico importante para un tipo de visitantes que valora especialmente la historia de los pueblos y lugares a los que viajan. En esa dirección, la zona conventual de Betancuria es una expresión fundamental de la presencia franciscana en Fuerteventura, y por ello, es para nosotros un  enclave de intervención prioritaria''.

Los trabajos comenzarán con inmediatez, una vez la Dirección General de Cooperación y Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias conceda la preceptiva autorización. El plazo previsto para la ejecución de la intervención es de un año en total, seis meses para el trabajo de campo y de gabinete, y otros seis para la redacción de la Memoria Técnica Final.

'Los sondeos arqueológicos en la iglesia del convento franciscano de San Buenaventura y de su entorno inmediato pueden ser un ejercicio de introspección histórica que nos ofrezca claves esenciales sobre un periodo fundamental de nuestra historia'', explica el consejero Juan Jiménez. ''Pueden ser una prueba de calado sobre el proceso de europeización de nuestra isla, en un entorno como el de Betancuria, que supuso el fulgor cultural de una nueva civilización para Fuerteventura. Esperemos a los resultados que arrojen estos estudios prospectivos en un punto que merece nuestra especial atención'', continúa el responsable de Cultura y Patrimonio Histórico.

A día de hoy, puede afirmarse que el convento se ha visto relegado a un secular olvido, que ha favorecido su abandono y deterioro progresivos, sobre todo a partir de la desamortización del siglo XIX y desde entonces hasta la actualidad. De hecho, de la obra original queda muy poco a la vista. Los distintos ataques piratas que sufrió a finales del siglo XVI, las posteriores reconstrucciones y reformas de adecuación, junto al deterioro y expolio sistemático al que se ha visto sometido a lo largo de los siglos han desvirtuado la estructura conventual primigenia y propiciado el arruinamiento de las distintas construcciones que lo componen.

En la actualidad, el complejo arquitectónico está completamente devastado, en progresivo y continuo deterioro y, por ende, en grave riesgo de desaparición, pese a ser uno de los enclaves más antiguos y significativos de la época inmediatamente posterior a la conquista del Archipiélago. Por eso, concluye Jiménez, la Comisión Insular de Patrimonio Histórico ''ha entendido que los sondeos serán determinantes para articular nuevos estudios de cara a la investigación de nuestra evolución en los últimos siglos y aprobó, en la sesión celebrada ayer martes 4 de septiembre, realizarlos''.

                                 07 de septiembre de 2018
volver arriba