Gratitud. Herramientas de Vida. Por Oscar Ramos

Gratitud

Por Oscar Ramos. Coach
La Gratitud llena de serenidad tu vida, crea vínculos y permite confíes en el ser humano”
MCF

gratitudLa Gratitud es un sentimiento que transforma el estado mental. Cuando damos las gracias a uno mismo y/o a los demás damos valor a cada acción, grande o pequeña, que vivamos. La gratitud disuelve el ego, el resentimiento, el desánimo, la queja y el victimismo en el que caemos con relativa facilidad.

Quizá pensemos en no agradecernos para evitar la soberbia o consideramos no expresar un sincero agradecimiento a alguien por miedo a que se perciba como debilidad o falso halago con interés malsano. En la manera en que lo expresamos está la clave; expresa un acto que ha contribuido a tu bienestar, expresa las necesidades que han quedado satisfechas, expresa los sentimientos placenteros resultado de la satisfacción de esas necesidades.

Si miramos el pasado desde la gratitud, descubrimos como nuestra educación, nuestras fortalezas y debilidades han hecho lo que hoy somos, si no has dado las gracias a tu yo pasado y a las personas que te han ayudado, hoy podría ser ese día… Si en tu presente a lo largo de cada día agradeces a alguien de corazón o si cada noche agradeces todo lo bueno del día (siempre lo hay) pesará más que cualquier problema o preocupación. Si encaras el futuro agradeciendo las oportunidades, tus objetivos se acercarán a ti cada día más. También puedes agradecer a la vida, más allá de creencias espirituales, como reconocimiento a todo lo bueno que existe y a la grandeza de poder experimentar y compartir Amor.

Y aquí hago un paréntesis. Hace ya un año que comencé a escribir en esta revista. Y aprovechando la herramienta de hoy me gustaría compartir mi sentimiento de Gratitud. Me gustaría Agradecer a Ana y al equipo de Mi Pueblo por la confianza depositada en mí, a los comentarios de todos los lectores de la revista, no podría nombrarlos a todos. Como ejemplos a Elena Pérez de Puerto del Rosario, por cada “like” del Facebook y cada palabra de ánimo, a Jose de Gran Tarajal, por expresarme agradecimiento compartiendo cómo un artículo que leyó en una peluquería dice haberle cambiado la vida; a Chari, mi socia, pilar importante en esta aventura y a cada persona que me ha permitido acompañarle en su proceso de cambio, todos son en gran medida responsables de mi satisfacción personal y vocación de ayuda. GRACIAS.

Las palabras pueden ser más o menos bonitas o pueden remover corazón o consciencia, pero una vivencia personal perdura en el tiempo. HOY el reto consiste en dar las GRACIAS: a ti mismo, por que te cuidas, te respetas, te concedes mimos, trabajas duramente o enseñas y aprendes, a quien haya tenido un gesto desinteresado contigo, atrévete a expresarle cómo te ha facilitado el día, y a la vida, a tu Dios o aquello en lo que creas, porque tu fe en ello hace que vivas desde el bienestar.

Artículo publicado en la Revista Mi Pueblo nº 78. Sección Herramientas de Vida, escrita por Oscar Ramos. Coach
PARA LEER ON LINE:
https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura_78
Imagen
Leer más ...

Cartas al cartero. A mí nadie me censura. Paco Santos

Cartas al cartero
A mí nadie me censura
Paco Santos

Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook

Lector cómplice de estas misivas:

En los últimos tiempos cunde el pánico ante el supuesto recrudecimiento de la censura en nuestro país.
Los medios de comunicación se hacen eco de casos particulares que son difundidos como ejemplos indubitables de que la libertad de expresión peligra en nuestra amada patria. ¡Patrañas!

¿Acaso hay quien se atreva a difundir la verdad con la crudeza con que yo acostumbro? Bien sabe usted que no. ¿Cómo se explica entonces que nadie, desde ninguna instancia del poder, haya osado intentar taparme la boca? Sencillamente porque la tan cacareada censura no existe, es un bulo, una cortina de humo con la que pretenden llamar la atención cuatro raperos vagabundos y algún artista bohemio y adicto a esnifar pegamento.

Sería infructuoso entrar en una disputa dialéctica. Así que voy a probar que a mí nadie me cohíbe escupiendo a continuación unas cuantas verdades, le escuezan a quien le escuezan, a ver quién tiene redaños para cerrarme el pico:
La familia real es una familia unida por los lazos del amor más puro, ajena a vicios indecorosos como el adulterio, y baluarte de los valores propios de la democracia.
La justicia es igual para todos en esta bendita tierra, como atestigua la labor de una fiscalía que, ciega y sorda a intereses ajenos al interés común, persigue con igual ahínco a humildes y poderosos, exigiendo condenas siempre equitativas y proporcionales.

Tenemos la dicha de vivir bajo el gobierno de políticos honorables y comprometidos con el bienestar social, que velan porque no entren zorros en el granero del erario público, y cuya preparación más que contrastada les inspira siempre las mejores decisiones. Destaca entre todos ellos, por su preclara lucidez, nuestro soberbio Presidente, que despierta admiración por doquiera que gozan de su presencia.

La modernidad de nuestro país lo coloca a la cabeza del progreso, y la sociedad española es un reflejo de ello. Tres ejemplos: 1º) En nuestra Fiesta Nacional, los toros son engalanados con banderillas y puntillas que les provocan un placer salvaje, pregonando al mundo la sofisticación de nuestros gustos. 2º) La aconfesionalidad de nuestro Estado queda patente por la nula trascendencia de las opiniones del Obispado, más allá de los límites eclesiásticos. 3º) Firmemente comprometidos con los principios de una sociedad igualitaria, a las mujeres que reúnen el valor para denunciar a sus maltratadores se las recompensa con la confortable reclusión en pisos francos.

¿Es necesario que prosiga largando por esta boquita, para demostrar que a mí la censura me resbala?

Se despide de usted, sin pelos en la lengua, el inquilino de:
c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano).
Puerto del Rosario.
Publicado en la Revista Mi Pueblo Fuerteventura nº 76:
https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura_76
Imagen
Leer más ...

Cartas al cartero. Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook Cartas a Leticia

Cartas al cartero
Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook>

Cartas a Leticia
Mi bienaventurado heraldo:

En fechas tan señaladas, en estos días del año que se despide cargando su cartera con las misivas que los más inocentes escriben para que tres reyes de Oriente las lean y satisfagan sus deseos, quiero compartir con usted una anécdota que ha llegado a mis oídos, y que me parece un ejemplo de espíritu navideño.

Con motivo de la reciente visita de nuestro borbónico monarca a la isla de Gran Canaria, muchos conciudadanos se han apresurado en rellenar pliegos de papel con peticiones y ruegos dirigidos a doña Leticia. Hasta donde he podido averiguar, los anhelos expresados en tales rogativas distaban mucho del idealismo filantrópico que en estas fiestas suele contagiarse con la misma persistencia que el catarro. Ni siquiera se solicitaba a doña Leticia nada lúdico, para disfrutar la Navidad en familia. A la mierda la espiritualidad y los valores hogareños. Lo que se le reclamaba a Leticia en esas líneas temblorosas, a veces ilegibles, en ocasiones analfabetas, de las cartas de sus vasallos, era un enchufe en tal puesto administrativo, una ayudita para conseguir determinada beca, una recomendación para ocupar el sillón que ahora usurpa otro…

Las cartas a Leticia son la versión “milenial” de la correspondencia que en una época rosa, perdida para siempre, dirigíamos a Melchor, Gaspar y Baltasar. Me imagino a este trío detenido en fila, mirando a los camellos cargados de juguetes, pisoteando sus turbantes con desesperación mientras se preguntan en qué mercadillo del extrarradio van a dar salida a toda su cacharrería. Porque ya nadie se acuerda de ellos. Ahora lo que se estila es escribirle a Leti para que mire por los intereses de uno, y a ser posible de sus hijos y sus yernos. Y si nos portamos muy, muy bien, como Iñaki, todos nuestros deseos pueden cumplirse.

Se despide de usted su eterno compi-yogui, el inquilino de: c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano). Puerto del Rosario.


Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS