Cartas al cartero. Mosquito tigre

Cartas al cartero
Mosquito tigre

Por Paco Santos
Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook>
Para la Revista Mi pueblo, edición impresa nº 81

Discreto receptor de mis pesares y alegrías, déjeme que le cuente:

De un tiempo a esPacoSantospresentaciónMemoriasdeunApestado.jpgta parte, en las noches aquietadas del estío, no hay ocasión en que apague la lámpara de mi mesita, dispuesto a conciliar el sueño sobre mi colchón viscolástico, sin que un zumbido molesto se instale en mis oídos y aleje cualquier posibilidad de un descanso reparador.

No sé si habrá notado usted, como sí que lo he notado yo, que últimamente los mosquitos andan más crecidos, o, si acaso, nosotros más menguados, y escacharlos con la zapatilla o desintegrarlos con un manotazo certero ya no resulta tan fácil, ni tan gratuito. Porque ¡ay de usted si yerra en su intento de mosquiticidio, y el vengativo insecto logra esquivar el calcetín con que vanamente intenta estamparlo contra la pared! Ya no pegará ojo en lo que resta de verano, se lo aseguro, perseguido día y noche por el insecto furibundo, asaeteado inmisericordemente hasta perder la cordura y embadurnarse en vinagre en el intento desesperado de repeler el ataque.

No sé si la cosa tendrá tan mal cariz por tratarse de la invasión del mosquito tigre, cacareada en la TV. Pero si es ese bicho del demonio el culpable de mis desvelos, no se sorprenda si una de estas noches me desnuco enfrentándome a ese tigre alado en la oscuridad, saltando sobre él como saltaba Sandokán, en la película de mi infancia, para enfrentarse a la fiera rayada en medio de la jungla.

Con ojeras y con los nervios a flor de piel, se despide de usted el inquilino de:

c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano).

Puerto del Rosario.

Artículo publicado en la edición nº 81 de la Revista Mi Pueblo Fuerteventura, en la sección Cartas al Cartero por Francisco Santos Rebollo

Para leer la revista hacer clic sobre la foto o seguir este enlace:
https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura__81

Leer más ...

Herramientas de Vida. Conectores. por Oscar Ramos

Herramientas de Vida
Conectores


por Oscar Ramos. Coach.

A través de tu limpia mirada me siento capaz de Conectar con todo y con todos, de percibir Unidad donde antes había abismo…” 
MCF


Como hemos comprobado en nuestro proceso de aprendizaje, en muchas ocasiones permitimos que personas tóxicas y circunstancias externas complicadas nos roben la paz y la alegría de estar vivos, y qué es nuestro estado interno y nuestra actitud ante ellas la que puede marcar la diferencia.


Alimentos para el alma, creador de vínculos, enchufes, nexos de amor, links o Conectores, de muchas maneras he oído llamar al conjunto de herramientas que conscientemente utilizamos para transformar nuestro estado mental y/o emocional.


¿ Te has sentido sereno alguna vez al contemplar una puesta de sol dejando atrás tus preocupaciones? ¿Te has sentido renovado tras realizar tu deporte favorito o después de bañarte en el mar? ¿Has creado un vínculo con tu pareja, con un bebé, con una mascota, con una poderosa atracción que te transporta a un estado de plenitud? ¿Has convertido un mal día con un ataque inesperado de risa en bienestar y confianza?

Este tipo de situaciones que ocurren “aleatoriamente” podemos crearlas, provocarlas cada día con disciplinas como la respiración y la meditación. Si realizamos afirmaciones positivas cada mañana, co-creamos un día de emociones y pensamientos reconfortantes, si hacemos ejercicio o cualquier disciplina que trabaje nuestro cuerpo, será nuestra bioquímica interna la que se encargue de ello. Asimismo, agradecer o tener un gesto desinteresado con alguien, crear momentos de complicidad y buen humor, una lectura, una sonrisa, una canción, un mantra o el deleitarnos con la belleza como indicábamos al principio, cualquier conector que elijamos cumple su función; devolvernos la mejor versión de nosotros, y ese cambio está al alcance de todos.

La clave está en el autoconocimiento. Busca en tus acciones cotidianas qué podrían ser para ti conectores y empieza a provocarlos.

El ejercicio de hoy está orientado a encontrar formas de llegar a esos niveles de relajación, optimismo o incluso subidón cuando sea necesario.

Ponte cómodo con la columna vertebral recta y cierra los ojos. Respira lenta y profundamente por la nariz hasta que el cuerpo esté relajado y la mente serena. Visualiza un momento de alegría, de plenitud o de profunda serenidad. Observa dónde estás, explora, si estás sólo o acompañado, el entorno, a qué huele, formas y colores y qué es lo que te ha llevado a sentir lo que sientes. Vuelve a centrarte en la respiración, volviendo al momento presente, comienza a sentir tu cuerpo, a moverte y estirarte poco a poco, finalmente abre los ojos. Anota en un papel seguidamente todo lo que recuerdes. (Si el sentimiento era pura felicidad, puedes repetirlo cada vez que la tristeza o el desánimo te acompañe y recrearte en él).

Con este ejercicio descubrirás cómo operan tus emociones, pensamientos y sentimientos. En ellos aparecerán conectores conocidos y alguno nuevo, acéptalos, forman parte de ti, así que no dudes en usarlos a tu favor a partir de ahora.

Motivarte Coaching Fuerteventura
MotivArte












Publicado en la Revista Mi Pueblo Fuerteventura, edición Junio-2018. Enlace para leer:
https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura_79
Leer más ...

Cartas al cartero ¿Por qué corremos en los pasos de peatones? Por Paco Santos

Cartas al cartero

¿Por qué corremos en los pasos de peatones?

Por Paco Santos
Francisco Javier Santos Rebollo@Facebook

Parsimonioso lector de mis cartas:

De un tiempo a esta parte, cada vez que detengo cívicamente mi vehículo ante uno de esos pasos marcados en la calzada con bandas anchas y blancas como el teclado de un piano gigante, veo cosas que no creería.

He visto paralíticos que se levantan de sus sillas, nonagenarios que corren como si aún no hubieran cumplido los quince, mascotas que vuelan cual cometas tras los dueños que tiran frenéticos de sus correas. Y eso que nunca se me ha ocurrido tocar el claxon ni pisar el acelerador para apremiarles. Incluso ensayo la mejor de mis sonrisas, y hasta les saludo con la mano efusivamente, que casi parece que voy a bajar del coche para ofrecerles un abrazo fraternal. Y pese a todos mis esfuerzos, no falla: les da por correr como si sospecharan que me muero de ganas de pasarles por encima. Algunos, para colmo, se disculpan con un gesto tímido por forzarme a detener mi marcha.

Debo confesarle que mi perplejidad crece cuando soy yo quien, habiendo elegido deambular por las calles, me sorprendo corriendo como un Velociraptor para cruzar por uno de estos pasos… Y no sé por qué. ¿Qué jerarquía invisible entre los seres bípedos nos impele a cambiar el ritmo ante cualquier congénere motorizado?

Desde aquí hago un llamamiento, que deseo que usted difunda, para que los pasos de peatones se conviertan desde ya en pasarelas del sosiego, en alfombras blancas donde reivindicar la dignidad de caminar despacio. Reivindiquemos nuestro derecho a detenernos para acicalarnos el pelo; a plantarnos a medio camino entre una acera y otra, si nos da la gana, contrarrestando el tráfico y las prisas de este mundo, para declamar un soneto de Lope de Vega.

Esperándole con los brazos abiertos sobre una franja blanca pintada en la calzada, se despide afectuosamente el inquilino de:

c/ El Médico de los Corderos, nº 8 (semisótano).

Puerto del Rosario.

Colaboración de Paco Santos en la Revista mi Pueblo nº 79. junio-2018
 https://issuu.com/mipueblofuerteventura/docs/revista_mi_pueblo_fuerteventura_79








Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS